Posted in: Remedios

Mira como puedes eliminar todo el moco y la flema de tu garganta y pulmones.

Cuando nos enfermamos, por lo general sentimos la presencia de esa flema desagradable que nos alerta de un posible resfriado o alguna otra infección respiratoria, por lo que se vuelve molesto por unos pocos días.
La flema que se aloja en nuestra garganta contiene todas las bacterias, virus o células inflamatorias producidas por una infección, por lo que nuestro cuerpo está en constante necesidad de limpiar la garganta, ya sea a través de la tos o secreción nasal.


El moco llega a nuestro cuerpo voluntariamente, por lo que algunas personas no se preocupan por tratarla, ya que por lo general desaparece cuando nuestro cuerpo se ha recuperado. Sin embargo, aunque no es un problema de salud serio, si la flema no se trata oportunamente, puede obstruir e irritar los bronquios, que a su vez pueden causar una infección respiratoria secundaria.


Remedios caseros naturales y eficaces para combatir la flema.
Zumo de limón.
La característica antibacteriana del limón y el alto contenido de la vitamina C mejoran la resistencia del cuerpo a las infecciones.


Instrucciones:


Añada dos cucharaditas de zumo de limón y una cucharada de miel a un vaso de agua caliente. Beba este remedio por lo menos tres veces al día para calmar la garganta y reducir la producción de flema.


Otra opción es cortar un trozo de limón, espolvorear un poco de sal y pimienta en él y luego chupar la rebanada de limón. Hacer esto dos o tres veces al día.


Cúrcuma.


La cúrcuma tiene propiedades antisépticas fuertes que ayudan a reducir la flema, ya que mata a las bacterias que causan la producción excesiva de moco. Además, la cúrcuma ayuda a fortalecer el sistema inmunológico

Contenido Relacionado
Reduce El Abdomen En 5 Días Definitivamente Con Esta Bebida Natural

Instrucciones:


Añada una cucharadita de cúrcuma a un vaso de leche tibia. Beba un vaso por la mañana y otro antes de ir a dormir.


También puede tomar media cucharadita de cúrcuma con un vaso de agua, dos o tres veces al día o añadir una cucharada de cúrcuma y una pizca de sal a un vaso de agua caliente, y empezar a hacer gárgaras con ella.


Vapores


La inhalación del vapor es la manera más simple y más eficaz de librarse de flema. La aspiración de vapor a través de los conductos nasales ayuda a mantener la flema en forma líquida, lo que facilita que su sistema lo elimine.


Instrucciones:


Vierta un poco de agua hirviendo sobre un tazón grande. Coloque una toalla sobre sus fosas nasales e inhale el vapor durante cinco a 10 minutos. Esto le ayudará a aflojar las secreciones en sus pulmones. Puede repetir este procedimiento varias veces al día.


Salada.


Hacer gárgaras con sal y agua caliente es otra manera fácil de tratar la flema. Mientras que el agua caliente calma su dolor de garganta, la sal ayuda a destruir las bacterias que pueden estar causando la infección, y reduce la creación de flema.


Instrucciones:


Mezcle un cuarto de cucharadita de sal, en un vaso de agua tibia, y haga gárgaras con esta sustancia. Repita varias veces al día.


Jengibre.


El jengibre es un descongestionante natural que se ha utilizado durante mucho tiempo, para combatir la irritación de la garganta y las infecciones del tracto respiratorio.


Además, las propiedades antivirales, antibacterianas y expectorantes presentes en el jengibre suavizan la congestión y ayudan a respirar mejor.


Instrucciones:

Contenido Relacionado
CÚRCUMA CON MIEL DE ABEJAS: UN REMEDIO QUE NO TIENE PRECIO

Añada una cucharada de jengibre fresco a una taza de agua hervida. Dejarlo reposar unos minutos y luego añadir dos cucharadas de miel. Beba este té de jengibre varias veces al día.

Back to Top